620 93 70 01

NUESTRO ENTORNO

Macizos Central y Occidental de la Sierra de Gredos

A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Undefined variable: actividad

Filename: views/noticia.php

Line Number: 24

A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Trying to get property of non-object

Filename: views/noticia.php

Line Number: 24


NUESTRO ENTORNO

Nos encontramos a escasas dos horas de la ciudad de Madrid y a 7 kilómetros de las pistas de esquí de Sierra de Béjar - La Covatilla, dentro de un entorno ideal para disfrutar de la naturaleza, practicar deportes de invierno, de aventura, así como para realizar turismo rural y cualquier otra actividad relacionada con la naturaleza

Trabajamos en la zona oeste del Sistema Central, dentro del Parque Regional de la Sierra de Gredos, la Reserva de la Biosfera de las Sierras de Béjar-Francia y los valles del Jerte, Tormes y Alagón, un enclave natural situado al sur de las provincias de Ávila y Salamanca, y al norte de la de Cáceres.

La Sierra de Gredos es una espectacular creación natural de lagunas, gargantas, circos de origen glaciar, riscos, galayos y depósitos morrénicos, escenario en el que habita la cabra hispánica. En la Cordillera Central, separando los ríos Duero y Tajo, como un muro granítico, se levanta la Sierra de Gredos, un espacio tallado por la erosión glacial en el que destacan el Circo y la Laguna Grande de Gredos, presididos por el esbelto pico Almanzor, con 2.592 metros, la máxima altura del Sistema Central. 

Debido a su situación geográfica, a los fuertes desniveles y a la distinta orientación de sus laderas, la Sierra de Gredos puede considerarse como un auténtico paraíso para la flora. Las diversas especies vegetales aparecen distribuidas en pisos superpuestos que alcanzan su culminación en el piso alpino, el más interesante de todos ya que en el mismo se ha localizado un gran número de endemismos botánicos.

El Parque Natural de la Sierra de Francia se establece en la divisoria de dos cuencas hidrográficas: los ríos Alagón, Francia y Batuecas vierten al Tajo, mientras que el Agadón pertenece al Duero. Aunque está situado en la región mediterránea, la diferencia altitudinal existente y la orientación de las laderas determinan la existencia de zonas con clara influencia atlántica, y otras mucho más cálidas de tendencia mediterránea que en conjunto favorecen una gran diversidad faunística y florística, y permiten la producción de cerezas, uvas, aceitunas o castañas. Pero este singular entorno encierra, además, una gran riqueza cultural y un importante patrimonio histórico-artístico, con cinco núcleos declarados «Conjunto Histórico – Artístico», enclaves con pinturas rupestres, restos de minas romanas o ermitas y monasterios repartidos por todo su territorio.